protege el encanto
Noticias

    Aumenta la conciencia ecológica y el hábito de reciclar entre los españoles

    La Navidad es el periodo del año en el que más vinos y cavas se consumen. Aunque el 74% de los españoles que recicla sabe dónde tirar el cristal, un 68% de la población todavía desconoce dónde debe reciclarse el tapón de corcho.

    • El 6% de la población que admite no reciclar asegura que los motivos son los problemas de espacio en casa o la falta de contenedores cercanos.
    • El corcho es uno de los materiales más sostenibles que existe, ya que es 100% reciclable y 100% biodegradable, por lo que debe reciclarse en el contenedor de materia orgánica.

    Barcelona, 5 de diciembre de 2012. Actualmente, España es uno de los países europeos que más recicla. La preocupación sobre la situación medioambiental ha aumentado y con ello la concienciación y el reciclaje activo. Según un estudio realizado por Cork, iniciativa de patronales e instituciones corcheras españolas que promueven el uso del tapón de corcho, el plástico y los envases son los materiales más reciclados por los españoles, seguidos del papel y el cartón, el vidrio, e incluso la separación de la materia orgánica del resto de residuos.

    En este sentido, y según los datos obtenidos en el sondeo, sólo un 6% de la población española reconoce no reciclar absolutamente nada. Por lo que a los motivos se refiere, la falta de contendedores de reciclaje cercanos (37%) y los problemas de espacio (35%) son las principales razones, mientras que con un menor porcentaje pero no por ello menos importante, los españoles afirman no reciclar por la inversión de tiempo que supone (19%) o porque simplemente no lo consideran necesario (9%).

    Los programas de concienciación social llevados a cabo tanto por iniciativas públicas como privadas, así como la mejora de las facilidades y la mayor disponibilidad de contenedores para este fin, han contribuido a incrementar el porcentaje de población española que apuesta por realizar dicha práctica. No obstante, al parecer aún existe un importante desconocimiento en cuanto al reciclaje de según qué tipo de materiales y dónde exactamente se deben depositar cada uno de ellos.

    Un claro ejemplo son los tapones de corcho, un producto muy en boga en las fiestas navideñas ya que se trata del método de tapamiento más recurrente para vinos y cavas, bebidas que despuntan en ventas en este periodo del año. Según el sondeo de CORK, sólo el 32% de los españoles recicla dichos tapones, mientras que el resto (68%) asegura no hacerlo. De este último porcentaje, más de la mitad (44%) indica que el motivo es el desconocimiento de cómo hacerlo ya que no sabe en qué contenedor debería depositarse.

    Sin embargo, en la mayoría de los casos se demuestra que aquéllos que reciclan el corcho no lo hacen correctamente ya que la mitad de los españoles lo hace a través del contenedor de papel y cartón, mientras que el 16% lo hace en el contenedor de envases y el 3% en el de vidrio. En este sentido, el 36% de la población restante utiliza el contenedor de materia orgánica para reciclar el corcho, lo cual significa que sólo este porcentaje de españoles recicla el corcho correctamente.

    Estos datos demuestran que existe cierto desconocimiento acerca del corcho, material natural, orgánico, renovable y reutilizable con múltiples beneficios ambientales que lo convierten en un producto 100% sostenible. Dicho material se obtiene de la corteza del alcornoque y es totalmente natural, por lo que se puede reciclar y se biodegrada en su totalidad.

    Dado que la mayor parte del corcho extraído se destina a la producción de tapones, la iniciativa CORK promueve el uso de tapón de corcho por encima de cualquier otro método de tapamiento.  Además de preservar el medioambiente, el corcho también preserva el encanto y el gusto, factores en los que se apuntala la campaña promovida a través de  preservalobueno.wakatagroup.com.

    La lectura más positiva de los resultados, es que no cabe duda de que la conciencia ecológica de los españoles se ha avivado, ya que el consumo de productos respetuosos con el medio ambiente y el reciclaje de los mismos han dejado de ser una declaración de intenciones para convertirse en un fenómeno real. Sin embargo, aun existen ciertas barreras que impiden que la práctica del reciclaje sea aun más común y se realice siempre de forma correcta.